The dark hospital (solución)

De WikiCAAD, la enciclopedia aventurera.

Contenido

Ficha

AVISO: Este artículo muestra los pasos completos necesarios para solucionar una aventura.
Si estás interesado en obtener información de esta aventura pero no deseas conocer detalles de la trama, puedes acceder al artículo principal desde este enlace.
Si tienes problemas con la solución comprueba que la versión del juego sea la misma que la que se especifica en este artículo.


Final bueno. Máxima puntuación (32 puntos)

Esta parte de la guía está estructurada con el objetivo de conseguir el final bueno del juego, así como la máxima puntuación (32 puntos) de la manera más rápida posible, sin más rodeos que los imprescindibles y sin que surjan problemas de inventario. Para ello, sólo es necesario introducir los comandos destacados en negrita. Sin embargo, siguiendo únicamente esas directrices, se obvian ciertas partes del juego. Por ello, aunque se siga esta guía, es recomendable detenerse en las distintas localidades, observando todo lo que esté al alcance y probando otras acciones al margen de las indicadas aquí.

Baño

Antes que nada debo salir de este baño. No puedo aguantar ni un minuto más aquí dentro. Apenas me atrevo a mirar eso que se distingue en el suelo (EXAMINAR SUELO. EXAMINAR CHARCO). Pero el pomo de la puerta ha desaparecido.

Todo esto es tan irreal, tan onírico… Me asomo al espejo para mirarme, para asegurarme de que soy yo, de que sigo presente en esta realidad. Pero el espejo está roto. Alguien lo ha roto arrojando un objeto contundente contra él. Los trozos han llenado el lavabo. Entonces se me ocurre algo. Necesito algo con lo que apartar esos cristales rotos. EXAMINO LA DUCHA y encuentro lo que necesito (COGER CORTINA). Me protejo las manos con la cortina (USAR CORTINA CON LAVABO) y… Ahí estaba. COJO EL POMO y lo restituyo en la puerta (USAR POMO CON PUERTA). No creo que me sirva de nada más, así que DEJO LA CORTINA y me dispongo a SALIR.

Habitación

Contemplar el estado de la habitación no es más alentador que hacerlo con el baño. ¿Qué está ocurriendo en este hospital? Necesito ver enseguida a mi hija. EXAMINO LA CAMA, ¡pero ella no está!

Tranquilo. Tranquilo. No puede estar muy lejos. No puede estarlo.

He oído algo ahí fuera. Quizá alguien esté con ella. Tengo que comprobarlo, pero debo tener cuidado. Algo extraño está ocurriendo en este hospital. Es como si el mundo y el propio tiempo se descompusieran. EXAMINO EL RELOJ y está parado.

Después EXAMINO LA MESITA. COJO EL MOVIL y trato de pedir ayuda (USAR MOVIL), pero es inútil. Al menos, puedo LEER LOS MENSAJES DEL MOVIL.

EXAMINO LA BANDEJA y casi hubiera preferido no hacerlo, aunque encuentro algo que sí puede serme de ayuda, vista las circunstancias (COGER CUCHILLO).

Me dispongo a salir de la habitación, sin dar aún crédito a que mi hija no esté en su cama. Como si fuera posible que aún se ocultara en ella, a sabiendas de lo absurdo de mi acción, TIRO DE LA SABANA. Ella no está, pero algo quedó atrás cuando se fue… o se la llevaron. EXAMINO LA CAMA y COJO EL COLGANTE. Lo aprieto contra mi pecho y susurro para mí mismo el nombre de mi hija.

Ahora sí estoy preparado para lo que haya de venir (NORTE).

Pasillo

Súbitamente, me topo de bruces con… Ojalá supiera decir de qué se trata esa sacrílega figura de oscuridad. Mis sentidos quedan paralizados ante tan innatural y maléfica aberración, pero me veo obligado a despertar con el primero de sus envites. Podría intentar huir a lo largo del pasillo, pero sé que, finalmente, sería en vano. Si he de luchar por recuperar a mi hija, ha llegado el momento de hacerlo. USO EL CUCHILLO CON EL MONSTRUO hasta que acabo con él. Sé que debe de tener un punto débil, pero ahora no puedo detenerme a investigarlo.

Cuando acabo con él, me dirijo al OESTE para explorar el pasillo. Todo está oscuro, decrépito, y ahora que he matado a aquel ser infame, completamente desierto.

Me encuentro con el carrito de la limpieza abandonado en medio del pasillo. EXAMINO EL CARRITO. Aunque no veo nada interesante, me viene a la cabeza la imagen de la limpiadora cogiendo algún pequeño objeto de él para reponer sus productos de limpieza, así que EXAMINO EL CARRITO de nuevo. Efectivamente, aquí está. COJO LA LLAVE PEQUEÑA y me dirijo al OESTE. USO LA LLAVE PEQUEÑA CON EL ALMACEN y entro (NORTE).

Almacén

El aire viciado del interior del almacén me golpea el rostro y me invita a volver al pasillo. Además, aquí está todo muy oscuro. Aún así, intento al menos EXAMINAR LAS ESTANTERIAS. Pero con esta oscuridad sólo voy a conseguir tirarlo todo por el suelo. Entonces se me ocurre que puedo USAR EL MOVIL CON LA ESTANTERIA para iluminarla un poco. COJO LOS ALICATES y USO EL MOVIL CON EL SUELO para ver qué se había caído. COJO EL DESTORNILLADOR. Ya que tengo un medio para iluminarme, no me preocupa examinar esto más a fondo, así que CIERRO LA PUERTA y USO EL MOVIL CON LA PUERTA, por si hubiera algo detrás. En efecto, así es. COJO LOS GUANTES, ABRO LA PUERTA de nuevo y salgo al pasillo (SUR).

Pasillo

Prosigo mi exploración por el pasillo (ESTE, ESTE, ESTE, ESTE) y llego hasta el puesto de las enfermeras. Lo primero que me llama la atención es el amarillo brillante del contenedor de agujas. EXAMINO EL CONTENEDOR y veo en su interior algo que me puede ser de utilidad. Para protegerme, me debo PONER LOS GUANTES, tras lo cual, COJO EL BISTURI. Mi intención no es ir metiendo las manos en lugares como este, de modo que me QUITO LOS GUANTES y los dejo (DEJAR GUANTES).

A continuación me fijo en los casilleros de la pared. EXAMINO LAS HISTORIAS y BUSCO LA HISTORIA DE MI HIJA. Igual que de mi hija, no queda rastro de ella, salvo ese clip que me da una idea después de comprobar que el despacho del norte está cerrado. COJO EL CLIP y USO LOS ALICATES CON EL CLIP para fabricarme una ganzúa. DEJO LOS ALICATES y USO LA GANZUA CON EL DESPACHO.

Mi primer impulso es alejarme de allí lo más rápido posible, pero pienso en mi hija y me armo de valor. Nada me detendrá. Aprieto los dientes y entro en el despacho (NORTE).

Despacho

Tras eliminar al monstruo que me aguardaba en el interior (USAR CUCHILLO CON MONSTRUO hasta lograrlo), viendo el daño que eran capaces de causar estos seres, seguí planteándome la necesidad de encontrar un punto débil, completamente seguro de que alguno debían de tener.

Lo primero que me llamó la atención, recordando lo que vi en la habitación de mi hija, fue el reloj (EXAMINAR EL RELOJ). Después de EXAMINAR LA MESA y EXAMINAR EL INFORME, encontré algo alentador, de modo que continué leyendo (EXAMINAR EL INFORME). Nota: al igual que con otros objetos del juego, es posible COGER EL INFORME, pero en este caso, habiéndolo leído es suficiente, y no es necesario ocupar un espacio en el inventario con él.

Al EXAMINAR LA VITRINA descubro que está cerrada con llave, de modo que USO LA GANZUA CON LA VITRINA y, una vez abierta, de nuevo EXAMINO LA VITRINA y COJO LA ADRENALINA que hay en su interior. Nota: la ganzúa sólo se puede emplear una vez más después de abrir la puerta del despacho, tras lo cual se rompe. Si estás muy apurado de energía después de las batallas, puedes EXAMINAR LA MESITA, USAR LA GANZUA CON EL CAJÓN, COGER LAS VITAMINAS y COMER LAS VITAMINAS, pero la adrenalina es imprescindible para lograr el final bueno.

Después de EXAMINAR LA PARED, descubro un plano del hospital. Me detengo a estudiarlo detenidamente (EXAMINAR EL MAPA, EXAMINAR EL MAPA).

A continuación detengo mi mirada en la nevera. La abro (ABRIR LA NEVERA) y EXAMINO LA NEVERA. Sin saber muy bien qué pinta ahí, cojo lo único que se puede aprovechar (COGER WHISKY) y salgo al pasillo (SUR).

Nota: una vez más, si te ves muy apurado de energía, puedes beber el whisky para recuperarte; sin embargo, hay algo reservado más adelante para el mismo.

Pasillo

Con la mente puesta en los objetos que he obtenido, vuelvo a la habitación de mi hija (OESTE, OESTE, SUR) y entro en el baño (OESTE).

Baño

Desde el primer momento en que la vi, algo me decía que algo así me sería de utilidad en un lugar como este, así que procedí a EXAMINAR LA BARRA DE LA DUCHA y a USAR EL DESTORNILLADOR CON LOS TORNILLOS, tras lo que DEJO EL DESTORNILLADOR.

Comienzo a sentir el peso de la botella de licor que llevo conmigo. No sólo lo siento en el cuerpo, sino también en el corazón, en el alma. Me susurra que me la lleve a la boca, que ahogue el dolor que tanto me aflige. Pero no. No voy a tomar ese camino. Decido TIRAR EL WHISKY POR EL INODORO.

Después COJO LA BARRA y me dispongo a SALIR del baño y abandonar la habitación (NORTE).

Pasillo

Es hora de proseguir la búsqueda de mi hija. Avanzo por el pasillo hasta el ascensor (OESTE, OESTE, OESTE). Al llegar a la puerta, no tardo en LLAMAR A ASCENSOR. Mucha suerte era que en semejante estado aún funcionara como para que no se planteara algún problema. Pero se me ocurrió que podía mantener la puerta abierta con la barra que había obtenido (USAR LA BARRA CON EL ASCENSOR). Ya nada me impide entrar en él y explorar otra planta de este maldito hospital en busca de mi hija (OESTE).

Ascensor

No olvido COGER LA BARRA para que las puertas se puedan cerrar. Después EXAMINO EL PANEL y PULSO PB. El ascensor se pone en marcha, pero… ¡Maldita sea! ¡Sabía que no podía ir bien! ¡Sabía que nada podía ir bien! Me revuelvo en el ascensor, buscando una salida o algo que hacer, mientras esos sonidos me arañan el cerebro. Nota: en este momento, los acontecimientos se desarrollan del mismo modo a medida que intentas llevar a cabo acciones, cualesquiera que sean, hasta completar 7 órdenes.

Como he hecho otras veces, USO EL CUCHILLO CON EL MONSTRUO hasta acabar con él. Cuando todo vuelve a la normalidad, si alguna vez la hubo, USO LA BARRA CON LA PUERTA y salgo del ascensor (ESTE)

Pasillo planta baja

Los pasillos de la planta baja son largos, de modo que llevo a cabo una primera toma de contacto, hasta que decido entrar en una de las salas (ESTE, ESTE, ESTE, ESTE, SUR).

Nota: en los pasillos de la planta baja, en cualquier momento, puede alcanzarte y envolverte una tenebrosa niebla. Para poder salir de ella, debes moverte en cualquier dirección 3 veces. Volverás a la misma localidad en la que te hallabas cuando te alcanzó.

Baños de la planta baja

Nada más entrar, EXAMINO LOS LAVABOS y COJO LA LLAVE INGLESA. Al acercarme, algo me llama la atención. EXAMINO EL ESPEJO, luego EXAMINO LA MANCHA y finalmente LEO EL MENSAJE. Por ahora ya he tenido bastante en este baño (NORTE).

Pasillo planta baja

Prosigo mi exploración y recuerdo las escaleras que comunicaban una planta con la otra, y cómo la puerta en la primera planta estaba cerrada. No me vendría mal otra vía de comunicación entre ambas plantas, de modo que voy a estudiarlo (OESTE, OESTE, OESTE, SUR, SUBIR).

Escaleras planta 1

Tras EXAMINAR LA PUERTA, compruebo por qué era imposible poder pasar. Sin embargo, tengo la solución ante mí. EXAMINO LA CAJA y ROMPO LA CAJA CON LA LLAVE INGLESA, tras lo que DEJO LA LLAVE INGLESA. COJO EL HACHA y, tras varios intentos, rompo la cadena con ella (USAR EL HACHA CON LA CADENA, USAR EL HACHA CON LA CADENA, USAR EL HACHA CON LA CADENA). Aunque me resulta tentador, al igual que con la llave inglesa, llevármela para emplearla como arma, decido aligerar peso (DEJAR HACHA) y vuelvo al pasillo de la primera planta (NORTE).

Planta 1

Ya que estoy aquí, voy a llevarme algo ligero que pueda serme de utilidad, así que vuelvo a la habitación (ESTE, ESTE, SUR), COJO EL TENEDOR, vuelvo a las escaleras (NORTE, OESTE, OESTE, SUR) y, de ellas, de nuevo a la planta baja a proseguir mi exploración (BAJAR).

Pasillo planta baja

Vuelvo al pasillo y decido explorar más puertas (NORTE, ESTE, ESTE, NORTE).

Patio exterior

El paisaje no es demasiado alentador, de modo que me detengo un instante a EXAMINAR LA FUENTE y se me ocurre algo ciertamente inverosímil. USO EL TENEDOR CON EL LODO. Tras ello, no creo que me haga falta más, así que DEJO EL TENEDOR y, aún sorprendido, vuelvo al SUR.

Pasillo planta baja

Me dispongo a comprobar hasta dónde llega este pasillo, pero lo que encuentro es algo que, definitivamente, me hace dudar de mi cordura (ESTE, ESTE). Compruebo si hay algo más allá (USAR EL MOVIL CON LOS BARROTES) y, en efecto, algo me llama la atención. Se me ocurre una idea, pero necesito algo que me dejé atrás y aligerar peso para poder cogerlo (OESTE, OESTE, OESTE, OESTE, OESTE, DEJAR EL MOVIL, COGER LA BARRA). Vuelvo sobre mis pasos (ESTE, ESTE, ESTE, ESTE, ESTE) y USO LA BARRA CON EL OBJETO.

Aquí no queda nada más por hacer, así que vuelvo atrás (OESTE, OESTE, OESTE, OESTE, OESTE) y lo dejo todo como estaba (USAR LA BARRA CON EL ASCENSOR, COGER EL MOVIL).

Continúo mi exploración hacia el NORTE y algo llega a mis oídos. Nota: en el caso de que el protagonista no oiga nada, puedes volver al SUR y de nuevo al NORTE hasta que lo haga. ESCUCHO EL SONIDO y voy tras él (ESTE).

Tras no hallar lo que esperaba, vuelvo al pasillo (OESTE). Entonces recuerdo el mensaje del espejo y comienzo a comprender. Espero a que la niebla me envuelva (dar órdenes sin moverse de la puerta de la capilla hasta que nos envuelva la niebla).

Una vez la niebla me alcanza, me quedo completamente quieto para ESCUCHAR, y en seguida voy en la dirección desde la que procede el sonido. Nota: Para resolver este puzle de la niebla, es imprescindible que escuchemos justo cuando la niebla nos envuelve y que avancemos en la dirección del sonido justo inmediatamente después, sin introducir ninguna otra orden.

Capilla

Me topo de frente con una figura oscura e inquietante. No tardo en darme cuenta de que no tiene nada que ver con los seres con los que me he topado anteriormente, de modo que me permito relajarme un poco, pero sin dejar de palpar en mi bolsillo cualquier objeto que me sirva de arma.

Entablo conversación con una persona por primera vez en mucho tiempo, de modo que, aunque intuyo que algo no va bien, hablamos largo y tendido (DECIR QUIEN ERES, DECIR SACERDOTE, DECIR ESPERANZA, DECIR PADRE, DECIR HIJA, DECIR HOSPITAL, DECIR TODOS, DECIR SOMBRAS, DECIR PUERTA, DECIR ATORMENTAR, DECIR HIJA, DECIR PISTA).

Nota: Quiero insistir en que el fin de esta parte de la guía es conseguir el final bueno y los 32 puntos lo más directamente posible. Sin embargo, puedes hablar sobre otros temas que este personaje te proponga (aunque también existen algunas palabras ocultas que no menciona), del mismo modo que existen muchas acciones que se pueden llevar a cabo en el juego y que no se mencionan en esta guía. De hecho, existen varias formas de conseguir el mismo objetivo en algunas partes del juego.

Definitivamente, hay algo en este sacerdote que no me gusta nada, pero me ofrece ayuda y, de momento, es lo único que tengo.

COJO LA TARJETA y vuelvo al pasillo (OESTE).

Pasillo planta baja

Decido terminar de explorar el esta planta antes de buscar nuevas rutas. Tras caminar un poco (NORTE, NORTE), encuentro lo que buscaba (EXAMINAR EL LETRERO). EXAMINO LA PUERTA DEL SERVICIO DE RADIOLOGIA y USO LA TARJETA CON LA RANURA, tras lo que DEJO LA TARJETA.

Por el momento, continúo avanzando hacia el NORTE, ESTE y ESTE y llego al kiosco.

EXAMINO EL KIOSCO, COJO EL PERIODICO y lo leo (LEER PERIODICO). Me sorprendo al comprobar que de sus páginas cae algo relacionado con la noticia. COJO LA LLAVE NEGRA y continúo la lectura con una noticia que menciona al hospital y de la que tomo nota (LEER PERIODICO). Terminada la lectura, DEJO EL PERIODICO y prosigo mi avance (ESTE). Para mi sorpresa, llego a la salida del hospital y descubro que está expedita (NORTE).

Exterior del hospital

El aire frío me golpea el rostro y me invita a huir y dejar atrás el infierno que envuelven las paredes de ese maldito edificio que me observa a mis espaldas. Pero es imposible. No puedo abandonar a mi hija a su suerte. No puedo hacerlo. Y, en cualquier caso, algo me dice que aquel oscuro hospital no permitirá que me vaya.

Al menos, exploro un poco los alrededores (NORTE). Noto algo bajo el crujir de las hojas (MOVER LAS HOJAS) y cojo lo que ocultaban (COGER ALGO).

No hay nada que pueda hacer más allá de las paredes de aquel oscuro hospital que me acecha. Tomo aire y vuelvo para enfrentarme con él (SUR).

Sala de control

No me cabe duda de que mi hija ha estado en la sala de resonancia. Es momento de comprobar si aún continúa allí (OESTE, OESTE, OESTE, SUR, OESTE).

De nuevo, el sempiterno reloj me recibe al entrar (EXAMINAR EL RELOJ). Me dispongo a pasar a la sala (OESTE), pero…

Recuerdo la noticia del periódico, así que DEJO TODO (Nota: bastaría con dejar sólo los objetos metálicos, pero la idea de esta guía es ir a lo más rápido) y entro (OESTE).

Sala de la resonancia magnética

Como me temía, mi hija ya no está aquí. Sin embargo, tras EXAMINAR EL SUELO, encuentro una pista dejada atrás. LEO LA ETIQUETA y vuelvo a la sala de control (ESTE).

Sala de control

De vuelta a la sala de control, antes que nada, no olvido volver a COGER TODO. Se me ocurre que tal vez accediendo a la historia de mi hija pueda obtener alguna nueva pista, por lo que ENCIENDO EL ORDENADOR y TECLEO 723.

Tras leer la información registrada de la resonancia de mi hija, ocurre algo inesperado. Lucho con todas mis fuerzas para salir del aprieto, hasta que descubro que, esta vez, no hay nada que hacer. (Debes luchar con el monstruo hasta que te mate, pues no es posible vencerlo).

Sala de autopsias 1

Cuando pensé que todo estaba perdido, una nueva esperanza parece resurgir en mí. a pesar de hallarme en este lugar, respiro aliviado al comprobar que no soy yo el que ocupa esa camilla… O tal vez… EXAMINO EL CUERPO para luego EXAMINAR EL INFORME FORENSE. Algo debe de haberse caído del mismo, así que EXAMINO EL SUELO y COJO LA PLACA DE TORAX. Tras EXAMINAR PLACA DE TORAX, la vuelvo a dejar (DEJAR PLACA DE TORAX) y me dispongo a hacer algo que nunca llegué a imaginar que sería capaz. USO EL BISTURI CON EL CORAZON y me llevo la sorpresa más grotesca y horrible que nunca antes había tenido. COJO LA LLAVE ENSANGRENTADA y abandono la sala. Ya he tenido bastante (OESTE).

Sala de autopsias 2

Hubiese jurado que al cruzar la puerta, en lugar de abandonar la sala de autopsias, había entrado de nuevo en ella, como si caminara en círculos. Sin embargo, cuando EXAMINO EL CUERPO y EXAMINO EL INFORME FORENSE, me doy cuenta de que no es así. Sin embargo, una terrible inquietud comienza a crecer en mí. Sacudo esos pensamientos de mi cabeza y abandono la sala en pos de la siguiente (OESTE).

Sala de autopsias 3

El horror me invade al EXAMINAR EL CUERPO de esta sala y EXAMINAR EL INFORME FORENSE. No aguanto ni un segundo más aquí (OESTE).

Escaleras sótano

No pierdo ni un segundo en SUBIR. Quiero estar lo más lejos posible de las salas de autopsias.

Puerta de la habitación 723

La séptima planta. Sin comprender cómo he llegado a este lugar, y al borde de la locura, descubro que mi única opción es dejarme llevar por mi propio delirio (NORTE).

Habitación 723

La habitación 723. El silencio perfora mis oídos y mi cabeza. La penumbra destruye mis ojos. Y ese cuerpo doliente en la cama destruye mi mente. Los latidos de mi corazón son capaces de silenciar el ruido del respirador. Envuelto en un terror insondable, EXAMINO LA FIGURA. Después EXAMINO LA CAMA y algo me llama la atención. Me decanto por COGER LA CAJA DE MADERA. Hubiese podido emplearla con la otra. Quizá fuera lo más lógico. Pero nada es lógico en este lugar. USO LA LLAVE ENSANGRENTADA CON LA CAJA DE MADERA y miro su interior (EXAMINAR LA CAJA DE MADERA). COJO EL DIARIO y lo leo (LEER DIARIO). Si este es su diario, esa persona que yace en la cama no puede ser otra que…

Abatido, con el corazón roto como el espejo de aquel cuarto de baño en el que desperté, DEJO LA CAJA DE MADERA y DEJO EL DIARIO.

Tengo que hacer algo. ¡No soporto verla sufrir de ese modo!

EXAMINO LA MESITA y no tardo en COGER LA JERINGUILLA y COGER LA MORFINA. No soy médico, pero sé que el corazón que late en el cuerpo que yace en la cama apenas tiene ya fuerzas para seguir luchando, de modo que USO LA JERINGUILLA CON LA ADRENALINA y se la inyecto (USAR LA JERINGUILLA CON LA FIGURA). Después la cargo de nuevo, esta vez con la morfina, y la inyecto (USAR JERINGUILLA CON MORFINA. USAR JERINGUILLA CON FIGURA).

Mis lágrimas resbalan por mi rostro, empapan mi cuello y mueren en mi camisa. Lo siento. Lo siento mucho, de verdad. Ojalá pudiera hacer algo más por ti.

COJO LA LLAVE BRILLANTE y…

Capilla

Sabía que ese sacerdote sabía más de lo que decía. ¿Cómo no iba a conocerme a mí? ¿Cómo no conocer a mi hija? Sabía todo de nosotros. Lo sabía a través de mi esposa. Es hora de que me diga lo que sabe (DECIR ESPOSA).

Pasillo planta baja

Arrojo la jeringuilla lejos de mí (DEJAR LA JERINGUILLA). Entonces mi mente se ilumina. Hay algo más que debo hacer en la capilla. (Dar órdenes hasta que nos envuelva la niebla junto a la puerta de la capilla.)

Niebla

Tan pronto como la niebla me alcanza, vuelvo a ESCUCHAR y sigo la dirección del sonido. (Del mismo modo que antes, avanzar en la dirección desde la que procede el sonido.)

Capilla

Demasiado tarde. El sacerdote se ha ido. ¿O tal vez, por fin, aquellas sombras de las que hablaba lo hayan descubierto? Ahora puedo acercarme y EXAMINAR EL ATRIL. COJO LA BIBLIA y la leo (LEER BIBLIA). Esto no tiene sentido, pero eso ya no me sorprende. Sólo es un paso más que he de avanzar. DEJO LA BIBLIA y EXAMINO EL ATRIL nuevamente. Entonces la veo. COJO LA LLAVE OXIDADA y, cuando voy a irme, algo me llama la atención en el suelo (EXAMINAR EL SUELO). EXAMINO LA CUERDA y un escalofrío recorre mi espalda cuando EXAMINO LAS MANCHAS DE LA CUERDA. Es hora de irme, de acabar con todo esto (OESTE).

Pasillo planta baja

Me siento desorientado. Sé que esto está llegando a su fin, pero no sé qué más hacer. Recorro los pasillos del hospital, tal vez como despedida, tal vez como si pudiera, de algún modo, proporcionarme una ayuda. Entonces lo recuerdo. ¿Por qué no? El baño público. Alguien dejó escrito aquel mensaje…

Sin perder el tiempo, me dirijo al SUR, ESTE, ESTE, ESTE, ESTE y al SUR.

Baño

LEO EL MENSAJE. Mis ojos no pueden creer lo que ven, así que vuelvo a LEER EL MENSAJE. Miro a mi alrededor, como si alguien me acechara, como si me señalara en la oscuridad, como si me culpara con su dedo acusador. Tengo que salir de aquí (NORTE).

Pasillo planta baja

Intento hacer memoria de todas aquellas estancias que he visitado y las puertas que aún pudiera traspasar, por si existiera alguna posibilidad de hallar a mi hija tras una de ellas, pero mi esfuerzo es en vano. Ya no hay ningún sitio donde ir, ningún sitio donde buscar, salvo… Aquel mapa… Había algo extraño en él cuando lo examiné, pero en aquel momento no me pareció importante. El ascensor… Es algo descabellado pero, ¿acaso todo lo acontecido a lo largo de estas últimas horas no lo han sido? (OESTE, OESTE, OESTE, OESTE, OESTE)

Ascensor

En cuanto entro, el espejo me hace topar de frente conmigo mismo. Mi propio reflejo me asquea. No puedo soportar esa visión. He de destruir esa imagen que me observa. COJO LA BARRA y ROMPO EL ESPEJO CON LA BARRA. Ya no la necesitaré más (DEJAR LA BARRA).

Inmediatamente, me interno en lo imposible, en lo desconocido… (OESTE)

Túnel

Prosigo mi avance. Hay algo allí, al fondo… (OESTE)

Puerta del túnel

La luz se desliza por las ranuras entre la puerta y el marco. Sólo una de estas llaves puede abrirla (USO LA LLAVE BRILLANTE CON LA PUERTA). Ya está. Es hora de seguir (OESTE).

Salón de casa

He llegado al final. No puede ser de otro modo. Quisiera derrumbarme en el sofá y llorar por fin mis desdichas. Pero sé que hay algo más que debo hacer. EXAMINO LA MESA y COJO LA LLAVE DORADA.

Un leve destello debajo de él me invita a EMPUJAR EL SOFA. EXAMINO EL SOFA y COJO EL ANILLO. Apenas puedo contener las lágrimas.

Miro hacia la puerta. Me está llamando.

USO LA LLAVE OXIDADA CON LA PUERTA

USO LA LLAVE BRILLANTE CON LA PUERTA

USO LA LLAVE DORADA CON LA PUERTA

USO LA LLAVE NEGRA CON LA PUERTA

La luz. Esa luz. Después de tanto tiempo de oscuridad. La luz…

OESTE


Finales alternativos

PRÓXIMAMENTE

Herramientas personales