DAAD

De WikiCAAD, la enciclopedia aventurera.

Noticia sobre el precio del DAAD en MicroHobby nº189

El DAAD (acrónimo de Diseñador de Aventuras AD), fue el sistema de autoría empleado por Aventuras AD para crear sus aventuras conversacionales. El sistema estaba basado en SWAN (System Without a Name), que a su vez era una evolución del PAWS que se vendía comercialmente por Gilsoft.

Contenido

Ficha técnica

Tim Gilberts y el desarrollo del DAAD

Tim Gilberts y Andrés Samudio

El mismo Tim Gilberts, autor del PAWS, se encargó de su desarrollo, tras una visita de Andrés Samudio, director de Aventuras AD a Gales, donde se encontraba la sede de Gilsoft. El DAAD permitía la conversión de las aventuras a los distintos modelos de ordenador existentes en el mercado. Fue así como Gilberts fue contratado por Aventuras AD durante el siguiente año para desarrollar la herramienta de programación y enseñar al equipo de AD a manejarla. El precio del DAAD fue de más de dos millones y medio de pesetas, según el propio Samudio, y gracias a él el equipo de AD esperaba publicar una media de diez aventuras por año.

Características Técnicas

El DAAD permitía versionar fácilmente el juego en distintos sistemas. Gracias a ello, Aventuras AD fue una de las compañías que más versiones diferentes publicó de sus juegos, especialmente en sistemas menos difundidos en España como el Atari ST, el Commodore Amiga, el Commodore 64 o el MSX.

En general los juegos eran programados en MS-DOS, los gráficos desarrollados en Atari ST para las versiones de 16 bits (por lo que perdían calidad al ser trasladados a PC, debido a la menor paleta cromática de este, aunque la versión Amiga resultase idéntica a la de Atari ST), y en Spectrum para las versiones de 8 bits, que posteriormente eran retocadas aprovechando las características de cada ordenador.

Otra característica destacable respecto a sus predecesores era el sistema de tratamiento de objetos, donde el programador elegía un objeto y le definía todas sus características (es sólido o líquido, duro o blando, venenoso o no, etc.) Automáticamente, el programa lo trataba como tal. Esto permitía definir una sola vez el objeto que se comporta exactamente como ha sido diseñado, permitiendo toda clase de manipulaciones, siempre que se hubiera sido diseñado para ellas.

En cuanto a los personajes, también permitía que se les definiesen sus atributos y luego los manejaba de forma acorde con esa definición.

El DAAD y el Concurso de aventuras de MicroHobby

Artículo principal: Concurso de aventuras de MicroHobby

En verano de 1989 Aventuras AD y la revista española MicroHobby convocaron un concurso de programación de aventuras a nivel nacional que llegó a recibir más de 100 participaciones.

En principio el premio para el ganador único consistía en 200.000 pesetas en metálico, la publicación de la aventura ganadora por Aventuras AD y varios viajes a Inglaterra, Madrid y Valencia para conocer los lugares míticos de la creación de aventuras.

Sin embargo el concurso se enfrentó a diversos problemas (no se esperaba una participación tan alta, crisis de Aventuras AD, y de los ordenadores de 8 bits, etc.), por lo que finalmente se decidió no conceder el premio incial a un ganador único, sino ofrecer a siete semifinalistas un premio compartido (con la aceptación de todos los finalistas) consistente en poner a su disposición el DAAD, además de una estancia de una semana en Valencia para cada ganador a fin de enseñarles el funcionamiento del programa. Finalmente Aventuras AD se ofrecía también a poner en manos de las principales casas comerciales los nuevos trabajos realizados por los ganadores del concurso para facilitarles a lograr su comercialización. Todos los finalistas aceptaron el acuerdo y recibieron su copia del DAAD, aunque ninguno de los ganadores del concurso llegó a viajar a Valencia ni a programar ninguna aventura con el DAAD.

Problemas derivados del precio del DAAD

Los planes iniciales de la compañía de publicar hasta diez aventuras por año quedaron muy lejos de la realidad. En sus cinco años de existencia Aventuras AD sólo llegó a producir seis aventuras más una de promoción. El desorbitado precio del DAAD (más de dos millones y medio de pesetas, según cuenta el propio Andrés Samudio) supuso un lastre constante para la compañía, en algunas aventuras los pagos se retrasaron, algún programador incluso abandonó la compañía por esto, y la última aventura incluso no llegó a ser pagada por Dinamic.

Finalmente, tras especularse con la posibilidad de revender el DAAD a un millón de pesetas sin conseguirse, Aventuras AD abandonó en 1993 definitivamente la producción de aventuras.

Producción

Contraportada de La Aventura Espacial, programada con la versión 2.6 del DAAD

Los juegos realizados con este parser fueron los siguientes:

Recuperación del sistema

Tras el cierre de Aventuras AD, pasaron cerca de 20 años sin saberse nada del programa, ya que las únicas copias supervivientes eran, en principio, las de los ganadores del concurso, y las que se pudieron encontrar de ellas estaban en discos irremediablemente deteriorados. Inesperadamente, entre el material cedido por Andrés Samudio a la Asociación de Usuarios de Informática Clásica (AUIC) para exponer en el evento Madrid Games Week 2013, aparecieron unos discos, guardados en su trastero durante años, con la mayor parte del sistema conservado y en estado funcional, a partir de los cuales el DAAD pudo ser recuperado en su práctica totalidad y ponerse a disposición del público interesado en su uso o estudio tras obtener el expreso permiso del autor durante la feria Valencia Va de Retro 2014.

Véase también

Enlaces externos

Herramientas personales