Chichén Itzá

De WikiCAAD, la enciclopedia aventurera.

Carátula original. Ilustración de Luis Royo
Pantallazo PC

Contenido

Ficha técnica

Sinopsis

Caja y cinta
Versión Amstrad CPC
Versión Spectrum
Versión Amiga
Versión MSX

Chichén Itzá, como todos los lugares que aparecen en esta trilogía, existe en la realidad. Está situado a unos 120 km. al Este de Mérida, capital del estado mexicano de Yucatán, en pleno corazón de la península de Yucatán. Chichén Itzá es la mayor ciudad maya que ha llegado hasta nosotros, y se encuentra muy bien conservada. Pertenece a lo que se ha llamado Imperio Nuevo, tras la misteriosa migración de los mayas al Yucatán. Ocupa una superficie de 5 km. cuadrados, y se erigió alrededor del siglo X de nuestra era, sobre otra ciudad maya más antigua, Ucyabnal, por lo que presenta muchos misterios por resolver. Hasta la etimología de su nombre es evocadora de antiguas leyendas, pues Chichén Itzá se descompone en los siguientes elementos: "Chi" = boca; "chen" = pozo; "itza" = tribu que la ocupó. Tendríamos entonces "boca del pozo de los itzá", o "en las orillas del pozo de los itzá".

Por supuesto, el pozo a que se alude es el Cenote Sagrado, el más importante de toda Yucatán, pero...¿quiénes fueron los itzáes? Sólo sabemos que sus emblemas consistían en el jaguar u el águila, y que con su invasión, toda la comarca se puebla de serpientes emplumadas (quetzalcoatl), lo que permite unir mito e histora e imaginar que el Quetzalcoatl histórico (y legendario a la vez) y sus grandes sacerdotes mexicanos abandonaron la Tula tolteca y se incorporaron al yucateco Ucyabnal, cambiándole el nombre por Chichén Itzá. O dicho de otro modo, que el Kukulkán clásico fue el mismo Quetzalcoatl, quien bajo su nuevo nombre dirigió la invasión de los itzáes que ocuparon la ciudad a finales del año 987, introduciendo en ella la religión, el arte y la arquitectura toltecas y amalgamándolas con la maya en un conjunto de extraordinaria riqueza.

Pero, tras un largo período de paz, surgieron conflictos, asesinatos y traiciones, y hacia 1204 los itzáes abandonaron para siempre su capital. Aunque hay quien dice que su jefe no está muy lejos y sólo espera la ayuda de un valeroso aventurero para volver triunfante. Ahora estás ante las puertas de la mítica ciudad donde debes encontrar la entrada de la tumba del dios Kukulkán/ Quetzalcoatl. Para ello contarás con la ayuda de diversos dioses/personajes que en ella vivieron, sufrieron y amaron; pero también con la encarnizada oposición de otros que no quieren que se reinstaure el reinado del bien.

Algunos de estos espectros te harán extrañas peticiones. Recuerda que en todas las antiguas civilizaciones se usaron diversas drogas alucinógenas para huir de la dura realidad y elevarse hasta los dioses. Y los mayas, con su dura vida y su pobre tierra, no fueron una excepción y tenían sus tradicionales drogas sagradas (desde el sabroso chocolate, bebida digna de dioses, pasando por los alcohólicos fermentos del belché y maíz, el aromático copal y el eficaz antídoto del duro fruto de la guama, hasta llegar a los extremos alucinatorios del cactus de peyote), por medio de las cuales pasaban a un plano diferente y se comunicaban mejor con lo sobrenatural.

Muchas de estas recetas se han perdido en el pasado. Aunque dicen las leyendas que en la enigmática fachada del Lugar de las Escrituras Oscuras (Akab D'zib) están escritos todos los conocimientos sobre estas drogas y muchos secretos más. Y añaden que sólo es cuestión de mirarlas con la luz y el color adcuado. ¿A qué se referirán? ¿Tendrá esto algo que ver con la cristalización de las piedras? ¿No habrá un lugar donde las vulgares piedras sufran mutaciones? También se susurra en las reuniones de los ancianos sobre el extraño poder de las estatuas yacentes de Chac Mool, verdaderas fuentes de energía que fueron usadas para acelerar las transformaciones de toda clase de sustancias. Pero esto deben ser cuentos de viejos. ¿O no?

Hay en Chichén Itzá un lugar especial: el Observatorio. Desde allí se calcularon órbitas planetarias, se trazaron mapas de estrellas y se ejecutaron la mayor parte de los cálculos que hicieron posible el preciso calendario maya. Aunque, como siempre, hay soñadores que dicen que también estaba orientado hacia partes clave del recinto. Pero en Chichén Itzá no sólo los lugares son importantes, sino los personajes que allí vivieron. Destaca sobre todos Kukulkán, el benéfico dios poseedor del aro que unía el presente con el pasado y que fue desplazado por el terrible Huitzilopochtli, a cuya cleptómana Coatlicue tendremos el placer (?) de conocer. Y también había todo tipo de pobres mortales, con su triste carga de culpabilidad por lo que no hicieron o dejaron de hacer. Son los codiciosos sacerdotes, las enamoradas doncellas, envidiosos jugadores de pelota, célebres guerreros, ineficaces médicos y hasta despreocupados borrachines.

En la segunda parte cambia el sentido del juego, porque has penetrado en la tumba, un enorme conglomerado de estancias protegidas contra los saqueadores con toda clase de trampas y pistas falsas. Allí has de encontrar y abrir la puerta secreta que te comunicará con el Más Allá. Primero aparecerás en la región más maldita y triste, enorme caverna, reino del Inframundo, oscuro infierno dominado por los dos dioses opuestos, Yum Kcimil, gélido dios de la muerte, y Tezcatlipoca, el dios de las tinieblas, poseedor del temido escudo o espejo humeante. Si logras aprovecharte del odio que se tienen el uno al otro, podrás remontarte y ascender. Luego, en el purgatorio, lucharás contra los elementos y los gigantes, y habrás de contentar a Xiutecutli, dios del fuego y de los volcanes, para poder atravesar las sulfurosas tierras basálticas hasta llegar al paraíso. Pero es un extraño paraíso el de los mayas. Allí conocerás a los tristísimos "muertos en muerte" y lucharás contra el poderoso Huitzilopochtli, el dios guerrero, para liberar a Kukulkán de su castillo prisión.

Detalles técnicos

Versión PC

Desde el punto de vista técnico mantiene las características de su predecesora. Tan sólo hay que destacar algunos cambios del aspecto visual en las versiones de 16 bits, donde la presentación abandona el estilo de álbum de fotos e incorpora u marco con motivos mesoamericanos, por lo que no aparecen las ilustraciones de los objetos. En estas versiones de 16 bits se sustituye por primera vez en un juego de AD el fondo negro del texto por un fondo gris.

Curiosidades y distribución

Disco PC

La aventura se publicó en un momento especialmente difícil, en plena crisis de los sistemas de 8 bits (ya prácticamente no se hacían juegos para estos sistemas, e incluso había cerrado la revista MicroHobby por falta de juegos que comentar). Además el PC se había comido definitivamente el mercado de 16 bits en España, por lo que los juegos para Atari ST y Commodore Amiga tampoco interesaban a las distribuidoras. A pesar de todo ello, y conscientes de que la aventura iba a producir pérdidas, Aventuras AD quiso publicarla para que la trilogía no quedase incompleta y se perdiese todo el trabajo puesto en el juego. La aventura fue muy bien acogida por los aficionados y es considerada una de las mejores de AD.

Es la primera aventura de AD que se publicó en PC con gráficos VGA (no se publicó ni CGA ni EGA), por lo que las versiones PC, Amiga y Atari son idénticas.

La caja es ligeramente más grande a la de las otras dos aventuras de la trilogía. Al igual que en Los Templos Sagrados se incluía un libro de instrucciones con un mapa ilustrado del templo de Chichén Itzá.

El CAAD organizó un concurso para los primeros diez aventureros que terminasen la aventura. El premio consistía en una réplica fidedigna del objeto que el dios Kukulkán entrega al ser liberado. El primer ganador fue Raúl Alvarez García.

Fue votada por los socios del Fanzine del CAAD como la aventura con Mejor Guión en los II Premios CAAD a la Aventura.

En la pantalla de carga de la versión Spectrum, hay un mensaje oculto por los atributos de color: By The Laughin' Kipper for. El autor fue Juan Manuel Medina. La pantalla con y sin atributos se puede ver aquí.

Enlaces externos

Contraportada original
Herramientas personales